El Método Montessori. Jardín Infantil Cosmos Montessori. Educación alternativa. Barrio Cedritos. Zona norte de Bogotá. Colombia. Educación para niños y niñas.La Dra. María Montessori concibió la educación como mucho más que el aprendizaje de conceptos, hechos y figuras. Ella le enseñó al mundo que la educación debía ser una ayuda para la vida. Ella dijo “Yo creo que el trabajo del educador consiste primordialmente en proteger los poderes [internos] y dirigirlos sin perturbarlos en su expansión; y en el poner al hombre en contacto con el espíritu que está dentro de él y el cual debería operar a través de él.”

La ciencia recientemente ha demostrado lo que los Montessorianos han sabido por más de un siglo. Los primeros años de un niño(a) sientan las bases de todos los futuros progresos en relación al desarrollo del cerebro, espiritualidad, inteligencia emocional y habilidades motoras.

Los colegios Montessori en todo el mundo siguen sus principios, cultivando al genio dentro del niño(a) por medio del respeto de cada individuo como único. Por lo tanto, cada niño(a) tiene un proceso de desarrollo único. Los profesores Montessori pasan por una preparación inmensa con el fin de estar listos para honrar ese proceso presentando a cada niño(a) el trabajo para el que está listo. En las palabras de la Dra. Montessori “Nuestro cuidado de los niños debería estar gobernado no por el deseo de hacerlos aprender cosas, sino por el esfuerzo de mantener ardiendo dentro de ellos la luz a la que llamamos inteligencia.”

Podríamos decir que la Dra. Montessori estableció una única regla en el Método Montessori “Sigan al niño”.

Educación tradicional Vs Educación Montessori. Jardín Infantil Cosmos Montessori. Educación alternativa. Barrio Cedritos. Zona norte de Bogotá. Colombia. Educación para niños y niñas.

 

Ambiente Preparado

Es casi posible decir que existe una relación matemática directa entre la belleza de su entorno y la actividad del niño; él hará descubrimientos en una manera más voluntariamente en un entorno lleno de graciaque en uno feo.”

Dra. María Montessori.

Los niños llegan al mundo con lo que la Dra. Montessori se refirió como una mente absorbente inconsciente. Lo que los niños están expuestos, lo que oyen, ven y sienten, todos son cargados directamente en sus cerebros. Los niños están formando un mapa de cómo funciona el mundo, cómo se ve y se siente simplemente a través de sus observaciones del ambiente.

Necesitamos aprovechar este tiempo limitado de absoluta absorción. Debemos hacer que el ambiente sea apropiado para sus necesidades de desarrollo de orden y belleza, movimiento coordinado, el lenguaje, la concentración y la seguridad. Como explica la Dra. Montessori, el trabajo de los niños es el más importante, ya que están desarrollando sus mentes, cuerpos y espíritus.

Algunas de las características del ambiente preparado son:

Materiales: Los materiales son diseñados bajo principios matemáticos exactos y son ubicados en estantes bajos, permitiendo al niño(a) acceder a ellos libremente, siguiendo sus propios intereses. A través del trabajo con los materiales por semanas o meses, el niño(a) se vuelve consciente de su propia capacidad para resolver problemas y completar tareas. Descubre el placer en el proceso de aprendizaje.

Ambiente preparado - materiales - Jardín Infantil Cosmos Montessori. Educación alternativa. Barrio Cedritos. Zona norte de Bogotá. Colombia. Educación para niños y niñas.

  • Mobiliario del tamaño de los niños: Queremos que el niño(a) sea capaz de desarrollar su independencia,  por eso le damos muebles que pueda usar sin ninguna ayuda externa como mesas bajas y sillas bajas para comer o trabajar.
  • Decoración a baja altura: Dado que es el ambiente del niño(a), habrán fotografías, trabajos de arte en las paredes a la altura de los niños para que puedan disfrutarlos y analizarlos cuidadosamente en el momento que así lo deseen.
  • Profesor o Guía Montessori: Los profesores Montessori son responsable de preparar el ambiente para que este se adapte a las necesidades cambiantes de los niños. Ellos observan muy de cerca a cada individuo y lo guían a los materiales que tienen el nivel justo de reto para él, no muy fácil y no muy difícil. Cada niño(a) tiene su propio proceso individual, no son forzados o retenidos; no son interrumpidos o distraídos de su trabajo y sobre todo no son juzgados o comparados con otros.

“El primer deber del educador es cuidar el ambiente, esto toma precedencia sobre todo lo demás. Su influencia es indirecta, pero a menos que esté bien hecho, no habrá resultados permanentes de ningún tipo, físico, intelectual o espiritual.” Dra. María Montessori.

¿Qué es  un Periodo Sensible?

Los periodos sensibles son ciclos transitorios de desarrollo, aparecen gradualmente en perfecta sincronía con el desarrollo del cuerpo, algunos pueden durar años mientras que otros duran tan solo unos cuantos meses o semanas, traslapándose unos con otros. Cada uno de estos periodos provee al niño(a) con una sensibilidad especial hacia algo específico en su ambiente. Esta sensibilidad es mayor en el pico del periodo y disminuye progresivamente hasta que desaparece; es también lo que le permite al niño(a) entrar en contacto con el mundo externo en una manera particularmente intensa. En este tiempo todo es fácil; todo es vida y entusiasmo. Cada esfuerzo marca un incremento de poder. Cada periodo sensitivo tiene una meta fijada por la naturaleza de perfeccionar una habilidad o talento en particular. Una vez lograda dicha meta, esa sensibilidad se extingue, a menudo para ser reemplazada por otra muy diferente.

Considere que lo que motiva a los niños a observar, moverse y aprender es realmente la manifestación externa de su crecimiento orgánico interno. Perder una oportunidad de nutrir un periodo sensible de desarrollo es como un granjero que pierde una temporada de siembra. Las oportunidades de cosechar crecimiento total de esa cosecha se pueden perder para siempre. Pero si uno reconoce un periodo sensible de aprendizaje emergente y lo nutre, los niños aprenderán naturalmente, casi por absorción pura, simplemente fijando sus sentidos en el ambiente con su curiosidad innata.

Antes de María Montessori, las causas de las reacciones violentas de los niños no eran notadas, así que se pensaba que estas no tenían ninguna base real y eran simplemente medidas por la resistencia que el niño(a) oponía a los intentos de calmarlo. Sobre este asunto ella dijo: “Las rabietas de los períodos sensibles son manifestaciones externas de una necesidad no satisfecha, son la expresión de alarma ante un peligro, o si algo está fuera de lugar. Estas desaparecen tan pronto como hay una posibilidad de satisfacer la necesidad o de eliminar el peligro. Uno puede observar a veces en un niño una calma repentina después de un estado de agitación que parecía casi patológico”.

Algunos de los principales periodos sensibles en niños entre 0 y 6 años de edad son; lenguaje, orden, control de movimiento y matemáticas.